Byessar o Hummus de habas

¿Qué tal va el verano? ¿Y vuestra dieta? Sabemos que hace calor, que apetecen cosas fresquitas y no todas precisamente saludables pero nosotros siempre defenderemos la idea de cuidarse todo el año y una de las bases de ese principio es consumir legumbres igualmente en verano porque son la base de una alimentación sana y equilibrada; la consabida Dieta Mediterránea que nuestras madres y abuelas siempre se empeñaron en hacernos seguir con unos razonamientos con los que, como de costumbre y para no variar, tenían razón. Así que nosotros hacemos caso a nuestras «mayores» y os aconsejamos el consumo regular de legumbres, también en verano! Además de las ya conocidas ensaladas de lentejas, garbanzos y habichuelas fresquitas y apetecibles, hoy os vamos a presentar otra forma de consumirlas: el Hummus! La idea del hummus es hacer una especie de pasta o paté con cualquier legumbre, ideal para untar o para aderezar platos de verdura, pescado o carne. Los ingredientes del hummus son sencillos y fáciles de encontrar en cualquier casa y la preparación es más sencilla aún, rápida y sin florituras. El hummus, idea originaria de los países árabes, donde se consume muy habitualmente, se puede hacer con cualquier legumbre y el nombre de su receta dependerá del tipo de legumbre que se utilice. Como las lentejas, garbanzos y habichuelas son las más usadas, hoy hemos querido mostraros la receta del hummus con habas (cuya receta original marroquí encontraréis con el nombre de Byessar), menos consumidas pero igualmente valiosas. Os aseguramos que si compartís esta receta en un picoteo en una reunión con amigos, será un éxito.

Ingredientes:
– Habas crudas y peladas.
– Zumo de medio limón.
– Aceite de oliva.
– Comino molido.
– Pimentón dulce (también podeis usar del picante, si os gusta).
– 1 diente de ajo.
– Agua.
– Sal.

Preparación:
En primer lugar, cocemos las habas el suficiente tiempo para que queden tiernas y se puedan pelar fácilmente. Cuando ya están frías se les quita el pellejo y se van introduciendo en un vaso de batidora, donde se añade el diente de ajo, un poco de zumo de limón (que iremos añadiendo según nos guste más o menos fuerte), un chorrito de aceite de oliva, una pizca de comino, sal y un poco de agua (no demasiada porque queremos que quede bastante espeso, con consistencia de paté). Batimos todo y vamos probando de sabor para añadir o no al gusto, más zumo de limón o comino o sal. Cuando se haya formado una pasta espesa untable, se coloca en un cuenco o en un plato hondo, se añade un poco de aceite por encima y se espolvorea el pimentón para manchar la superficie. Se deja enfriar en la nevera y en un rato estará listo para comer.

Sugerencia: se puede untar en pan crujiente, en nachos o se puede picar con palitos de zanahoria, apio… también se puede añadir a forma de puré en un plato de menestra con carne o pescado, como guarnición.